Salsa de Tomate

En una olla coloca agua, los tomates, la cebolla y el ajo y la mitad del oregano. Cuando hayan hervido y el tomate suelte la piel retira del fuego.

 

Coloca todo en la licuadora y agrega el resto del oregano. Licúa y agrega en una olla y coloca al fuego, agrega sal al gusto y agua suficiente hasta conseguir la consistencia deseada (espesor de la salsa).

 

Deja hervir hasta que la salsa ya no tenga espuma y apaga el fuego. Deja enfriar y guarda y refrigera hasta que sea utilizada.